(En)Seres

Before Sunrise

Por Ana Paola Audelo Argote

Dos extraños acceden, durante un impulso romántico, a pasar un noche juntos en Viena después de haberse conocido en un tren. Él, un estadounidense cínico (Ethan Hawke) y, ella, una francesa soñadora (Julie Delpy), comparten una noche que nunca hubieran esperado. “Antes de amanecer” dirigida por Richard Linklater en 1995, nos devuelve a la pregunta sobre la conexión humana.

A pesar de la apariencia de esta película como “la típica romántica”, es mucho más que eso. Esta película es simplemente natural; tiene tanto silencios incómodos como silencios que deben estar ahí; hay conversaciones reales sobre temas que le preocupan a cualquier ser humano como: religión, muerte, sueños, miedos irracionales y diferentes temas filosóficos.  Pero, sobre todo, hay gestos y miradas que nos remiten a lo más íntimo de la conexión entre dos personas. Mientras más tiempo pasan conociendo Viena, más se conocen el uno al otro. Va pasando la noche, y sus contrastantes personalidades salen a la luz, pero su conexión parece hacerse más y más fuerte. 

Esta película es una obra de arte que muestra la verdadera fugacidad del amor y de los momentos inesperados; muestra la conexión entre dos personas que no tienen el futuro planeado, pero sí están conscientes de cómo el espacio entre ellos se conecta a través de pequeños momentos que forman memorias inolvidables.

MicroTeatro México

Por Elisa Escamilla Abugaber

Ubicado en la colonia Santa María la Ribera, el MicroTeatro México ofrece a los espectadores y devotos al arte un espacio diferente para disfrutar de sus diversas representaciones. Este concepto surge en España en 2009, a causa de la crisis económica, para posteriormente ser adaptado en distintos países, entre ellos México. Las actividades del MicroTeatro, tales como: lectura de poesía, juegos de mesa y música, karaoke, stand-up y por supuesto obras teatrales, se llevan acabo dentro de una vieja casona en la que se presentan las múltiples puestas en escena, cuya duración no sobrepasa los 15 minutos, en las habitaciones de sólo 15 metros cuadrados. Esto permite tanto al espectador como al actor, estando frente a frente, interactuar por medio del diálogo, miradas y movimientos corporales. Aquellos elementos particulares y propios de este concepto hacen que la experiencia de los actores, productores y espectadores sea una experiencia que produce cercanía e intimidad con el arte.

El objetivo del MicroTeatro, a mi parecer, es demostrar que el arte y sus expresiones son más que admiración y apreciación a la distancia, permite eliminar las barreras y los límites formados en la relación de los artistas con los espectadores, y exhorta a la gente a sentir, a vivir, y a realizar una crítica de ello con base en la comunicación establecida por la intimidad.

El MicroTeatro México es un buen lugar para ir en aquellos días de paseo cultural por la Ciudad de México, pues el hecho de que sus funciones sean breves, permite disfrutar y descubrir muchas más obras de distintos géneros y estilos en un mismo día. A pesar de ser un sitio pequeño, se percibe bastante iluminado y cuenta con una cafetería en la que puedes almorzar algo entre las puestas en escena. 

Radiohead, The Bends

Por José Francisco Silvestre Montellano

Con el inicio de la década de 1990 inició también la carrera de Radiohead como una promesa del rock europeo. EMI aprovechó la ocasión de la notoria promesa de Oxfordshire para crear un álbum que girara en torno a un sólo éxito comercial, Creep había aparecido en 1992 y con ella llegaron la fama, las giras y también el cansancio. Creep se había convertido en la única fuente de fanatismo para Radiohead y la banda buscaba separarse de esa situación a toda costa, por lo que The Bends fue publicado el 13 de marzo de 1995. El corte inicial del álbum es Planet Telex que ya muestra las raíces del posterior sonido de guitarra de Jonny Greenwood, el sonido de los cuatro acordes que se repiten durante gran parte de la canción son resultado de un experimento de feedback del delay Rolland y un ecualizador gráfico. La letra de esta primera pista, que es una expresión de la ansiedad por lo inminente-presente, adelanta ya la temática del álbum entero. 

La pista homónima al álbum es la segunda en sonar y lo hace con un estridente acorde de Re distorsionado por el Marshall Shred Master de Greenwood. El sonido de esta canción define, por lo menos, la distorsión que se usará en los trabajos posteriores de la banda. La letra en su mayoría va de la angustia a la presión que sentía la banda por su inminente ascenso en popularidad. 

High & Dry fue grabada en la época del Pablo Honey, pero fue descartada por la banda, posteriormente EMI pidió remasterizarla e incluirla en el corte final de The Bends con propósitos meramente comerciales, pues la canción se encuentra bien posicionada, por su sonido y letra, en el área más pop de la banda.

Fake Plastic Trees es sin lugar a dudas una de las canciones más tristes de la historia, lo es por los elementos que la componen: la fuerte resonancia de la guitarra de Yorke, los arreglos de cuerdas atenuados, los disimulados adornos de guitarra eléctrica en el fondo (que pueden percibirse por el canal izquierdo de la mezcla estéreo) que para el 2:36 se convierten en una explosión de dos guitarras haciendo una elegante rabieta melancólica. 

Pero, sobre todo, Fake Plastic Trees es dominada por una magnífica interpretación vocal de Thom Yorke, que para la época comenzaba a ensayar su característico falsete. Es notorio que los elementos más pesados y acomplejantes de la canción aparecen y desaparecen con una sutileza impresionante, yendo de lo sencillo a lo complejo en menos de 5 minutos. La letra es demoledora, no es algo que aquí pueda describir, pero sí puedo afirmar que la canción en su conjunto es más que una joya musical esperando a ser experimentada. 

Lo notorio de la quinta pieza del álbum es el bajo que corre a cargo del señor Colin Greenwood que adelanta el humor de su verso y coro. Bones abre con otro espectacular uso de la imaginación de Jonny Greenwood, una guitarra que se eleva en niveles de distorsión y trémolo para luego cesar y dar pasó, casi repentinamente, a la impresionante línea de bajo que guía toda la canción a través de un camino de desenfrenada interpretación. 

John Lackie ha dicho que (Nice Dream) fue su intento por hacer una canción al estilo del gran Phil Spector, fue grabada en Manor Studios con toda la banda tocando al mismo tiempo coordinados y con los audífonos puestos. Hay que destacar que hacia el 2:26 sí se percibe una vibra bastante similar a las grabaciones de Phil Spector, eso y el bastante notorio uso del, ya tradicional para la época de la banda, Whammy de J. Greenwood. Esa armonía que se restablece tras el bello caos del Whammy se siente como uno de los últimos gritos de la huella grunge de la banda. 

Just es una canción que toma por sorpresa, el rasgueo de los acordes es de los más violentos de la banda y es que fue planeado así, literalmente como una competencia de agresividad en la guitarra entre Yorke y Greenwood. Los arreglos previos al coro son de la simplicidad más bella del álbum y la progresión de octavas que pobla toda la pista es la columna vertebral del corte. En el 2:05 puede apreciarse el hermoso sentido de armonía de la banda con un juego entre dos niveles de octavas. La canción está caracterizada por su agresividad que se hace presente con mayor fuerza hacia el final de la canción donde Greenwood libera su peculiar manera de crear solos.

El octavo corte del álbum es donde se nota el soporte para la banda que son la batería de Phil Selway y Colin Greenwood en el bajo. My Iron Lung es una sátira, una respuesta a las exigencias comerciales que se le hacían constantemente a la banda. Los ritmos de la batería en el coro muestran una rara fusión entre dejos de jazz y progresiones de rock grunge que remiten a los primeros trabajos pesados de Radiohead como lo fue Vegetable. El producto final de My Iron Lung es una unión de grabaciones del concierto en Astoria y de las sesiones en Manor y RAK Studios, todo mezclado y editado en los estudios Abbey Road. Que buen trabajo, porque no se nota la edición de las uniones. 

Bullet proof… I wish I was es un respiro ambiguo después de las complejas genialidades de los dos cortes anteriores. Los adornos de esta canción corren a cargo de Greenwood y el señor Ed O’Brien quienes solamente se dispusieron a crear sonidos exóticos con sus guitarras y pedales sin siquiera escuchar la pista base al hacerlo. Bastante ignorada, esta canción tiene una de las letras más bellas del álbum y es que es una profunda lamentación que no tiene que atender a lo complejo para darse a entender, apela a la simplicidad y a la empatía para entenderse. 

Entramos a lo que he denominado la cola del álbum, el movimiento final, una de las mejores canciones de Radiohead. Black Star es una de las canciones en las que Godrich pudo tomar por primera vez control de la grabación. Otro trabajo impecable por parte de Colin Greenwood, más remates inesperados en el crash y contratiempos en el bombo por parte de Selway, una letra impresionante de Yorke y melodiosos cambios de acorde que le dan poder al pre-coro por parte de Jonny y Ed. La letra lo dice todo, de principio a fin, un proceso inevitable del desarrollo de la preocupación y la tristeza que invade de pronto la “estabilidad” de una relación. 

Sulk es el penúltimo tópico de The Bends, grabada completa en un día en el estudio 2 de Abbey Road, fue escrita en el ‘87 por Yorke como respuesta a un atentado suicida de un hombre llamado Michael Ryan. La letra original fue modificada debido a su fuerte contenido que podía ser relacionado con la entonces reciente muerte de Kurt Cobain. 

Emocionalmente Street Spirit (Fade Out) es pura oscuridad, la incompatibilidad de las líneas en la letra ha sido puesta a propósito por Yorke porque de lo contrario le harían quebrarse al interpretarla. Las demás canciones tristes de Radiohead tienen al menos un pequeño destello entre el abismo oscuro que las caracteriza, pero esta canción no lo tiene, y es así como termina, sin una innecesaria prolongación; ha dicho lo que tenía que expresar y no hay más, todo está consumado.  

Radiohead sigue, en 1995, en una transición entre el pop, el soft grunge y el género experimental que los caracterizaría más tarde. El álbum se desenvuelve aún en las problemáticas de las relaciones amorosas, un estadio del que posteriormente la banda saltaría hacia la temática política y la angustia entre las masas, sin por ello descuidar la depresión como su característico eje temático. 

A primera escucha es un trabajo bastante accesible de la banda, no se compara con los posteriores álbumes, sino que tiene su propia clasificación pues es todavía un experimento por desarrollar el estilo definitivo de la banda, junto con Pablo Honey entero sino a The Bends que muestra de manera sólida la primera era de una banda que ha revolucionado la manera de hacer música en los últimos 30 años. 

Curiosidades

  • Al aparecer en 1995 Pitchfork hizo varios comentarios hostiles al álbum, a Thom Yorke y al porvenir de la banda, después los eliminarían. 
  • Aunque los productores acreditados son John Leckie y Nigel Godrich, este último sólo hizo las veces de ingeniero de audio en The Bends para posteriormente ser el productor de planta de la banda.
  • Es el álbum de Radiohead con más singles publicados. 
  • Planet Telex se grabó con toda la banda completamente ebria. 
  • Fake Plastic Trees fue la canción que tardó más en grabarse puesto que Thom Yorke no podía interpretarla sin llorar. 
  • Un joven Norman Reedus aparece en el videoclip de Fake Plastic Trees.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s