(En)Seres

Joker

Por José Silvestre

Este texto representa un arduo trabajo personal; para poder escribir las siguientes líneas, tuve que ver la película muchas veces, hacer anotaciones, observaciones al ambiente, la música, la combinación de colores, las palabras. Mi lucha por hablarle a usted de esta película comenzó con un cine pequeño, no de cadena comercial afortunadamente, usted ha visto lo que se vive en esos cines de sala grande, llenos de imprudencia y apestosos en su mayoría a mantequilla. Mi trabajo me permitió agendar con horas de anticipación, el martes ocho de octubre del año pasado, una entrada para la función de las seis y treinta. Esa tarde terminé lo que tenía que hacer en donde lo tenía que hacer y camine hacia el cine, un paraíso con salas pequeñas, con una gran pantalla en gran resolución, buen audio y un espacio tan reducido como para poder sentirse más que cómodo. El lugar es un buen viejo conocido, ha sido testigo de todas mis aventuras solitarias a la apreciación del cine, siendo la primera de estas Incompresa de Asia Argento en dos mil catorce; la cual siempre recomiendo. Si uno se sienta justo al centro de la fila del medio de la sala cuatro se está en la posición más privilegiada para ver lo que quiera ver y por menos de lo que vale un boleto en cadenas comerciales puede usted disfrutar de un refresco con lo que esté por “degustar” con los ojos. Ese día salí de la sala cuatro de Cinemanía impactado con todo lo que vi, una historia como la que esperaba se me había plantado en las narices y me había sonreído, mis preferencias crudas y mi amor por el cine de Scorsese habían sido alejadas de mí por un momento, mi rayo de atención fue dirigido a esta nueva propuesta, un compilado de ocasiones para la reflexión, todo lo que busqué mucho tiempo estaba ahí, y junto con ello, había encontrado algo de lo cual sujetarme para volver a soltarme, a escribir. 

Esperé mucho por esta película, desde que salió hace más de un año el breve video de la prueba de maquillaje de Joaquin Phoenix con The Guess Who de fondo. Eso removió muchas cosas en mí, me recordó a las épocas en las que ayudaba a mi papá con la herramienta y de fondo, en el recuerdo, fragmentos dispersos de Laughing de The Guess Who, la cual extrañé dentro de la película.

Tod Phillips ya había dirigido películas aceptables como Proyecto X y algunas muy buenas como War Dogs, incluso estuvo involucrado en la producción del año pasado de A star is born (una adaptación a la que incluso le entró el difunto José José en Perdóname Todo de mil novecientos noventa y cinco). Personalmente no sabía si esto iba a ser un antecedente para no confiar en el director, pero la verdad es que resultó que no. En dos mil nueve tuvimos el gran proyecto de Scorsese, The Irishman, la cual ha sido etiquetada en algunos medios como el gran homenaje a sí mismo. Sí, se presenta como una cinta ecléctica del cine italiano que ha llevado a Scorsese a consagrarse como un excelente director, pero por alguna razón esta ultima cinta no ha tenido el poder o la fluidez en pantalla como GoodFellas, por ejemplo. Sin embargo, eso no le quita a The Irishman el mérito de ser la gran película que es, con esos tonos sobrios en pantalla y esa normalidad en los asuntos de gánsteres que nos ofrece, sabemos a lo que vamos, a ver los gajes del oficio a los que nos tiene acostumbrados Scorsese, todo aderezado con buena música e incluso referencias. No creo ser el único que se emocionó al escuchar Sleep Walk de fondo en el momento perfecto o al ver de pronto la entrada del Copacabana. Todo me recordó a esos momentos perfectos de música e imágenes que utiliza Scorsese en sus proyectos, como Sunshine of your love mientras De Niro fuma o Layla mientras se descubren cadáveres. 

Aquí es cuando volteamos a ver, en opinión de un servidor, a un gran y definitivo homenaje al cine de Scorsese. Tod Phillips pudo tomar los elementos de las películas tempranas de Scorsese y hacerlos suyos, pudo recopilar y plasmar a su manera los gestos de Jake la Motta y Travis Bickle, y ponerlos en una trama casi calcada de la cinta en la que conocimos a Rupert Pumpkin. No hace falta tanto enaltecer la actuación de Phoenix, ha hablado y habla por sí misma en donde lo veamos, ya sea bajo la dirección de Woody Allen en Irrational Man, o con Casey Afleck en I’m Still Here, o incluso en Joker jugando y haciendo ademanes con un arma al más puro estilo de Travis Bickle.

Todo lo anterior sorpresivamente acompañado de excelente música, por ser cine de autor sinceramente no esperaba escuchar a Sinatra o Crea, o a esa joya de las estaciones de radio “para señores” que es Gary Glitter. Incluso se incluyó a Stephen Sondheim que sutilmente sonaba en los avances de la película. De la misma manera, sutilmente, sonaron los The Main Ingredient en los vestidores del trabajo de Arthur Fleck, de forma muy similar a la que suena Jackson Browne en Taxi Driver; las dos joyas colocadas muy oportunamente ahí. Tampoco olvido la emoción de escuchar de pronto White Room justo en el momento de destrucción y caos, con los solos de Clapton a tope. No dejo de lado el excelente trabajo que hizo Hildur Guðnadóttir en cuanto a todos los arreglos musicales para la película, perfectas interpretaciones basadas por completo en un viejo amigo, el chelo, que a primera escucha nos pueden llevar a terrenos cerúleos con sus graves. Vale mucho la pena escuchar de corrido las piezas de la película para poder apreciar su trabajo tan cargado de emociones.  

Se ha hablado de una tentativa por parte de Phillips y Phoenix de presentar oportunidad a una segunda parte, sin embargo, no puedo asegurar que sea una buena idea. La película ha tenido una buena construcción, una buena presentación, diálogos fuertes, escenas memorables, crudeza a la medida y pensar en una segunda parte sinceramente abre las puertas para arrancarle a la cinta la potencia (que ya posee) de ser una película de culto como lo han llegado a ser King of Comedy o Raging Bull. 

La superficie del mundo cinematográfico actual nos escupe una programación plagada de entretenimiento, espectáculo y parafernalia, todo dirigido a funcionar como analgésico de la realidad; pero ha llegado un punto en el que ya no podemos ignorar ciertos problemas en los que todos somos víctimas y cómplices. ¿Alguna vez se ha puesto usted a pensar qué le pasa a esa persona que vaga sin rumbo por las calles? ¿Qué le pasa a aquel harapiento y sucio peatón que merodea por los mismos rumbos todos los días hablando entre dientes? Aquellos elementos de la colectividad que diario quedan desplazados a segundo plano de nuestra atención no son más que cabos sueltos que nuestras organizaciones no alcanzaron a atar. Los grupos vulnerables no son uno o dos, hay padecimientos que pasamos por alto y que diluimos en el entorno, y no por ello alguno debe quedar olvidado, todos estos síntomas deben ser atendidos a la brevedad. 

Dé usted la interpretación que quiera sobre esta película, tal vez todo fue una alucinación y algo tendrá que ver con que los relojes marcaran las once con once en la película, pero lo único que no puede relativizar usted son los hechos duros que nos ha presentado la cinta, poco a poco hay que difundir la idea de que la salud mental merece las mismas preocupaciones que la salud física de las personas, pues no sólo se presentan discapacidades por los órganos enfermos, también el lugar más intimo y recóndito del hombre, su “zona segura”, aquello que queda cuando “todos” se van, puede enfermarse y con ello llegar a consecuencias terribles. Joker puede quedar como “sólo una película” o despertar en nosotros reflexiones sobre la condición de los “olvidados”, si con las líneas de arriba he conseguido que usted piense sobre lo que ignora con la vista a diario o que vea con una nueva perspectiva estos problemas mentales que terminan siendo sociales, con eso me doy por bien servido. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s